:: Selvas.org::
:: Occhi aperti sulle Ande :: Ojos abiertos en los Andes ::
SELVAS.org


23-02-2008
:: INIZIATIVA::


Obiettivo COLOMBIA
La società civile non chiude gli occhi


Home
Portada

Chi siamo
Quien somos

Contattaci
Contacto


:: Speciale Colombia 2008 ::

“Son las motosierras, las cabezas cortadas para jugar al fútbol, los cuerpos recortados para ahorrar trabajo, los machetazos para no gastar balas. Son las niñas violadas, los niños masacrados, las casas incendiadas, los 4 millones de hectáreas usurpadas, los 3 millones de campesinos echados como perros." ...


La otra marcha

Por Hernando Gómez Buendía
http://www.hernandogomezbuendia.com/

16 febbraio 2008


Foto di Simone Bruno©


Son las motosierras, las cabezas cortadas para jugar al fútbol, los cuerpos recortados para ahorrar trabajo, los machetazos para no gastar balas. Son las niñas violadas, los niños masacrados, las casas incendiadas, los 4 millones de hectáreas usurpadas, los 3 millones de campesinos echados como perros.

:: Hernando Gomez Buendia
Teléfono rosa
ElTiempo.com

Enero 21 de 2006 - Bruno Moro, el recién llegado representante de Naciones Unidas en Colombia, recibió la semana pasada una sorpresiva llamada del presidente Álvaro Uribe. La conversación se prolongó tanto –unos 30 minutos–, que algunos alcanzaron a pensar que se trataba de un largo saludo de bienvenida. Pero en realidad buena parte de la charla se dedicó a un reclamo del Presidente por una columna del colombiano Hernando Gómez Buendía, consultor de la ONU, publicada en el diario La Jornada, de México. La columna dice, entre otras cosas, que Uribe está destruyendo la democracia y que la mafia controla 10 de los 32 departamentos del país. La historia terminó en un comunicado en el que la ONU dice que la columna de Gómez Buendía no refleja la posición ni de Naciones Unidas ni del programa para el que el analista trabaja. ¿Espaldarazo para Uribe?

Download (6,7 Mb):

El Conflicto, callejón con salida

Son Mapiripán, Chengue, Mejor Esquina, Barcelona, El Aro, La Negra, el Alto Naya, Honduras, Pueblo Bello, Las Tangas, Buenos Aires, El Salado, La Granja, La Chinita. Son la Unión Patriótica, Carlos Pizarro, Bernardo Jaramillo, Jaime Garzón, es Mario, es Elsa. Son 15.000 asesinatos, 1.800 masacres, cientos de fosas ocultas, 3.000 desaparecidos. Son crímenes de lesa humanidad, o crímenes que niegan el ser humano en cada uno de nosotros. Por eso, asistir a la marcha del 6 de marzo es un acto puro de moralidad, una expresión colectiva y simbólica de nuestra dignidad como seres humanos.

La misma dignidad que se expresó en la marcha del 4 de febrero, cuando unos 8 millones de colombianos en 140 países salimos a protestar contra los asesinatos, los collares-bomba, las pipetas, las minas, los secuestros, las cadenas y las bombas de las Farc. Son crímenes de lesa humanidad, que por eso merecen el repudio de la humanidad. No se trata de comparar. Y no es lícito comparar. Un crimen nunca puede justificar otro crimen, porque entonces ninguno sería un crimen – y habríamos renunciado a ser humanos-. Así que, desde el punto de vista moral, los mismos 8 millones de colombianos que marchamos en febrero tenemos el deber de hacerlo en marzo. Pero no hay que ser un genio para saber que a la marcha del 6 de marzo no asistirán 8 millones de colombianos, y tal vez ni siquiera un millón de colombianos. Es porque esos eventos multitudinarios no son - como deberían ser y como a la gente le dicen que son- actos morales puros, sino que además son actos mediáticos y actos políticos.

Los medios son el único lugar donde las multitudes se crean, se organizan y se expresan, y por tanto la marcha de febrero no habría sido sin la supercampaña de los medios en contra de las Farc. Pues resulta que en los medios decisivos no hay la misma claridad ni hay el mismo entusiasmo en condenar los horrores de las “autodefensas” (y es elocuente que así las llamen). ¿O es que de veras cree Usted que los canales privados, las radiocadenas y el periódico de Bogotá van a dedicar iguales horas extras y otra página diaria a organizar otra megamarcha contra los “paras”?

Lo cual me trae a la marcha como un acto político, como expresión de acuerdo o desacuerdo con una cierta manera de concebir y gestionar los intereses públicos. Y aquí nos encontramos con una asimetría inocultable: en tanto la política de mano dura en contra de las Farc tiene el apoyo de tirios y troyanos, la política de mano blanda respecto de los “paras” es el asunto más controvertido de este megagobierno. Los hechos son tozudos. Llevamos ya 6 años de un Presidente dedicado con sus ministros y sus consejeros a buscar un camino legal para indultar a los señores de Ralito y sus miles de “muchachos”. Hay una ley de “verdad, justicia y reparación”, pero es la verdad que le convenga contar a cada ex comandante, la justicia en cárceles que no lo son tanto y la reparación en fincas para ser entregadas a grandes palmicultores. Los hechos son tozudos, pero las percepciones son todavía más tozudas. La gente – la mitad de la gente, dicen las encuestas- piensa que las autodefensas se justifican y uno de cada tres colombianos piensa que ellas deben perseguir a las guerrillas. Es lo que oigo decir en las tertulias: que a la marcha de marzo no hay que sumarse porque los paras no son tan malos, porque son un mal necesario, porque pagaron sus penas, porque se acabaron, porque la Farc invitan o a las Farc les conviene, porque atacar a los paras es atacar al Ejército y es atacar al Presidente Uribe. Todo lo cual en mi opinión confirma que el nuestro es un país bastante confundido.



Hernando Gómez Buendía , un intelectual de renombre internacional, con amplia trayectoria como analista de la compleja realidad colombiana, defensor incansable del interés público, el juego limpio, el Estado de Derecho y la equidad social a través de la acción cívica y política, el periodismo, la cátedra universitaria y la investigación científica. (Mas ...)

E-mail : redazione@selvas.org


SELVAS.org - Disclaimer - Copyleft
In ottemperanza con la nuova legge sull'editoria italiana, si segnala che selvas.org non è' un periodico. Qualunque testo vi appaia non ha alcun tipo di cadenza predeterminata nè predeterminabile. Non essendo una testata giornalistica, non esiste editore. Tutti i contenuti sono a responsabilità e copyright dei siti linkati o di chi li ha scritti. I dati sensibili relativi alla legge sulla privacy sono tutelati in ottemperanza alla legge 675/96 e dal dpr 318/99. Il contenuto del sito può essere liberamente citato, linkato ed anche copiato (a patto si citi selvas.org come fonte). Per qualunque altra informazione scrivere alla redazione.
Ulises Ruiz Ortiz